El sector de centros y parques comerciales en España cuenta con:

Nuestro sector

Nuestros asociados juegan un papel clave e insustituible en la cadena de valor del sector, creando, construyendo y gestionando un gran número de espacios comerciales, que generan considerables impactos y externalidades positivas y actúan como elementos dinamizadores de la actividad económica en aquellos territorios donde se ubican.

Impactos y externalizades positivas generadas por los centros y parques comerciales

Impactos y externalizades positivas generadas por los centros y parques comerciales

Motor de generación de actividad económica y empleo

Los centros y parques comerciales tienen un efecto catalizador y dinamizador de la actividad económica, gracias a los impactos que generan en la economía, el empleo e incluso en la recaudación fiscal, tanto de forma directa por su propia actividad, como indirecta e inducida por el efecto arrastre generado en toda su cadena de valor.

Fijación de la población al territorio

Nuestros espacios comerciales se reparten por prácticamente todo el territorio nacional y contribuyen con su presencia y actividad a la fijación y permanencia de la población en todo el territorio y en particular en zonas más despobladas.

Revalorización de los barrios donde se ubican

Está ampliamente demostrado que los centros y parques comerciales tienen un fuerte efecto dinamizador de los barrios y zonas donde se ubican y contribuyen a su renovación, rehabilitación y reactivación, revalorizando el conjunto de activos existentes a su alrededor.

Mejora de las infraestructuras urbanas y recuperación de espacios

La experiencia ha demostrado que la construcción de centros y parques comerciales contribuyen a la mejora de las infraestructuras urbanas (estaciones de tren, autobús, mejora de carreteras y servicios públicos, comercios, equipamientos de ocio, locales para oficinas, etc.) e incluso a la recuperación y vuelta a la vida de espacios urbanos abandonados.

Punto de encuentro y generadores de comunidad

Más allá de los beneficios tangibles generados, los centros y parques comerciales fomentan la generación de comunidad y las relaciones sociales.
Han dejado de ser un lugar de paso para convertirse en un punto de encuentro donde compartir experiencias y disfrutar.