¿Sabías que España es el país de la UE con una fiscalidad más dura en el sector del comercio solo por detrás de Francia y Portugal?

Según el Retail Restrictiveness Index 2022 de la Comisión Europea, en cuanto a los impuestos específicos, solo Francia y Portugal tienen una fiscalidad más dura para el sector comercio que España, donde existe un Impuesto sobre los Grandes Establecimientos Comerciales en varias comunidades autónomas

En la actualidad hasta 5 Comunidades Autónomas (Aragón, Asturias, Cataluña, Navarra y Comunidad Valenciana – a partir de 2025 -) cuentan ya con este tipo de impuestos (IGECs) que, con el supuesto fin de contribuir a la protección del medioambiente y a la ordenación del territorio, gravan de forma específica a los grandes establecimientos comerciales por la atracción de vehículos a los mismos.

De manera general, estos impuestos afectan a aquellos establecimientos con una superficie superior a 2.500 m2, independientemente de su localización, características y sobre todo del impacto medioambiental que dichos establecimientos generan de forma directa.

Estos impuestos nacieron en España en torno al año 2000 y, aunque se han ido expandiendo por nuevas regiones durante la última década, mantienen intactos sus principios y objetivos generales en un contexto completamente diferente. Más de dos décadas después, los hábitos de consumo y el entorno comercial se han transformado radicalmente, y las empresas del sector han llevado a cabo una profunda adaptación de sus activos para reducir su huella e impacto medioambiental.

La realidad es que estos impuestos no consiguen su objetivo de proteger el medioambiente y tienen un mero afán recaudatorio, que supone un grave perjuicio económico para los centros afectados y atenta necesariamente contra la viabilidad de muchos de ellos y, por tanto, de sus empleos.

Suponen además una medida discriminatoria que penaliza gravemente la competitividad de las empresas afectadas, respecto de otros operadores, formatos y modelos comerciales.

Por todo ello, desde APRESCO llevamos tiempo solicitando a los distintos Gobiernos autonómicos que eliminen este tipo de figuras impositivas, que son anacrónicas, distorsionan gravemente la oferta comercial y penalizan el crecimiento y la capacidad de inversión y generación de empleo de nuestro sector.

Consulta esta y otras propuestas en nuestro último informe 10 propuestas por la sostenibilidad y competitividad del sector de centros y parques comerciales